Infantil y Primaria

Infantil y Primaria

Infantil

Desde la academia Learning fomentamos, a personas de todas las edades, el aprendizaje del inglés como un segundo idioma. Para ello, es importante partir o comenzar inculcándolo a los más pequeños, pues de este modo lo interiorizarán de forma natural. Tengan en cuenta que, en sus primeros años de vida, el cerebro de sus hijos es como una esponja y por ello, les cuesta el mismo trabajo aprender una lengua que dos. Por ello, numerosos expertos animan a que los niños/as se lancen cuanto antes a aprender otros idiomas, beneficiándose a su vez de otras ventajas del bilingüismo como: la mejora de la atención, el entrenamiento mental y la ejercitación de la memoria de los pequeños.

Pero, como todo aprendizaje, éste dependerá (en cierto modo) de la metodología empleada. A continuación nos gustaría explicarles cuál es la metodología que empleamos en nuestras clases con los pequeños. Se trata de una metodología ACTIVA donde se fomenta la participación del niño/a en todo momento y se tienen en cuenta sus intereses, lo cual es posible gracias al reducido ratio de alumnos/as por clase y les permite alcanzar aprendizajes significativos.

Se trata además de una metodología LÚDICA, pues aunque trabajamos a partir de determinados libros, se busca siempre despertar el interés y la diversión del niño/a. Para ello introducimos también juegos (en gran grupo o pequeños grupos) tanto de mesa como digitales, aproximándoles así a su vez al uso de las Nuevas Tecnologías. Sin olvidarnos, de las pequeñas recompensas que los alumnos/as reciben tras realizar bien determinadas tareas, portarse adecuadamente… y que les encantan, a la vez que despiertan en ellos las ganas de hacer bien las cosas.

Para terminar añadir que, en definitiva, se trata de que el segundo idioma se aprenda del mismo modo que la lengua materna, por ello seguimos las mismas fases: escucha, comprensión, habla, lectura y escritura. Tratando de familiarizarles con las estructuras más comunes dentro de cualquier conversación, como por ejemplo saludar, pedir algo, dar las gracias, despedirse… Añadiendo después otras que necesitan ser reforzadas mediante la visualización de imágenes, las repeticiones, las actividades y, en definitiva, la constancia.