ESPAÑOLITIS A LA HORA DE HABLAR EN INGLÉS

¿Cuántas veces hemos oído o dicho en las clases de Academia Learning en Toledo y Ciudad Real expresiones como “espera, que lo pienso primero en español” o “es que en español esto no es así”? Si elaborásemos un manual que recopilase los errores más frecuentes cometidos por nuestros estudiantes a la hora de aprender inglés, justo en la cabeza de la lista tendríamos el más característico: españolitis o el síndrome del estudiante español dependiente.

Como docentes uno de nuestros grandes retos es hacerle ver  al español dependiente que hay luz, que puede pensar en inglés o por lo menos alejarse unos centímetros de su zona de confort lingüística. No obstante,  la gran mayoría te miran incrédulos y te dicen “ya claro, eso lo haces tú con tu C4” mientras otro compañero dice “que no es un coche, tendrá una C algo, pero cuatro no hay”. Por consiguiente, con mi C4 o mi “C algo” bajo el brazo y años de experiencia, la primera respuesta que ofreces nunca suele convencerles y su frustración puede aumentar o disminuir según el tiempo y la paciencia de la que dispongan para conseguir su objetivo. Si empiezas a aprender inglés con Academia Learning en Toledo y Ciudad Real está frustración desaparecerá antes de lo que piensas.

Lo cierto es que no hay una fórmula  infalible e inmediata para cambiar el chip. La única respuesta indefectible, al igual que ocurre en el amor, es tiempo. Si el alumno tiene tiempo aprenderá que la pasiva no es un monstruo del averno, sino que es una estructura como otra cualquiera y la terminará usando sin darse cuenta. Si el alumno de nuestra academia de inglés tiene tiempo, se molestará en entender y asimilar que cada lengua se basa en unos pilares totalmente distintos y que debe construir con dichos pilares para descifrar los trucos y puntos clave de la lengua. Como si de un mecano se tratase, cada palabra o componente lingüístico forjará la base que le servirá al español dependiente a comunicarse con un inglés decente  en situaciones reales con angloparlantes y alejarse de una vez por todas de la mala influencia de Google Translator.

Mi consejo para todo docente es que motive constantemente a los alumnos con ejemplos prácticos y situaciones originales. Los estudiantes necesitan ver la utilidad cotidiana del idioma y deben alejarse de la idea de que el inglés es únicamente un conjunto de palabrejas sin sentido con un acento extraño. No existen los “caso milagro”, ni calañas como “aprende inglés en una semana”. Me temo que no. Por eso para aquellos que pensáis que el inglés o cualquier idioma, se puede memorizar y soltar como si recitáramos un soliloquio de Hamlet, una vez más, la única fórmula que puedo aconsejar para pensar en inglés y disfrutar aprendiendo, es tiempo. Dedica todo el tiempo que puedas y ponle muchas ganas a aprender inglés y la comunión con el idioma llegará cuando menos te lo esperes.

0 comments on “ESPAÑOLITIS A LA HORA DE HABLAR EN INGLÉSAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *